Hector

22 junio, 2010

yo también estuve en el campo de trabajo de verano del 2009 y me encanto la experiencia: no solo la construcción con balas de paja sino también, y sobre todo, el buen ambiente de trabajo y convivencia que conseguimos entre todos, de manos de Rikki. Fue una muy buena “profesora” siempre dispuesta a ayudar y a repetirlo todo, con muchísima paciencia para aguantar nuestros fallos y limitaciones, y con un buen rollo increíble que nos transmitía a todos todas las mañanas, cuando empezábamos a trabajar con una sesión de estiramientos o juegos de grupo. Su dominio de la teoría y de la practica era bestial y no dudaba ni un momento sobre que hacer o como solucionar ningún problema. También se le dio muy bien coordinarnos a los muchos voluntarios des-coordinados que estábamos en el campo de trabajo, repartiendo tareas de forma rotatoria, de manera que todos pudimos aprender de todo. Y seguro que me dejo cosas…

Muchas gracias Rikki, espero volver a encontrarte y a trabajar contigo en cualquier otra obra, en cualquier otro lugar. Contigo da gusto trabajar (y convivir)!!
un beso
PD: ah! y saludos al lobo Rafa y a todos los radicales de aquel verano del 2009.

ver fotos del campo de trabajo que asistió Hector